Nacho Trelles me devolvió las ganas de ser entrenador: Manuel Lapuente

Ciudad de México /

Cuando Ignacio Trelles (QEPD) tomó por primera vez las riendas del Puebla en 1972, ya tenía cuatro títulos de Liga, uno con el Marte, dos con Zacatepec y otro más con Toluca. En ese entonces, Manuel Lapuente defendía como jugador los colores del cuadro camotero y pensaba que después de su carrera de futbolista se iba dedicar a otro ámbito, ya no quería ser entrenador como lo soñaba desde niño.

Fue entonces que el trato diario con Trelles, la manera en que se expresaba del futbol, y la pasión con la que lo vivía desde el banquillo, le devolvieron las ganas de seguir ese camino en cuanto cumpliera su ciclo dentro de la cancha. El resultado que ha dado hasta ahora Lapuente han sido cinco títulos, dos menos que a quién él considera “el maestro de maestros”.

Lapuente platicó a La Afición esos momentos: “Siempre pensé lo que iba a hacer. En segundo de secundaria, a un tío jesuita le dije, ‘yo sé que voy a hacer de mi vida, voy a ser futbolista’. Él me respondió, ‘sobrino, eso dura muy poco’. Y yo le insistí, ‘no, porque después voy a ser entrenador’, desde entonces tenía eso yo en mente”. Enseguida, agregó que “después ya me había quitado las ganas, pasé por el Atlas, por varios equipos, y cuando llegué al Puebla, al oír a Nacho Trelles y estar con él, el ver la forma en que entrenaba, me volvieron las ganas de ser técnico, ya se me habían quitado, pero él me las devolvió”.

Sus momentos con Trelles lo marcaron. Fue su principal guía, y lo recuerda siempre como un hombre disciplinado, sonriente, con la fiel convicción de dejar en cada futbolista algo importante.

“Cada vez que se trataba con Nacho era una anécdota para mí, desde la forma en que planteaba los partidos, la forma de entrenar, tenía una disciplina impresionante, sin autoritarismos ni nada de eso , porque todo mundo reconocíamos la calidad y capacidad que tenía el maestro. Entonces, nosotros queríamos aprovecharla al máximo y todos pensábamos lo mismo, todos estábamos para lo que él dijera. A él siempre lo vimos con una sonrisa, siempre bien. Por eso digo que es mi maestro, el maestro de maestros”.

Lapuente, destacó en todo momento que fue “Mi maestro, mi amigo, y realmente sí se siente su fallecimiento, aunque se benefician los ángeles en el cielo. Sí duele, cómo no, pero en fin, siempre se le quiso, siempre se le apreció y siempre he seguido sus consejos”.

Trelles consiguió siete títulos en el futbol mexicano: Martes (1953-1954), Zacatepec (1957-1958 y 1966-1967), Toluca (1967-1968 y 1978 y 1979), y con Cruz Azul (1979-1980).

“Yo a él sí lo pondría como leyenda, por supuesto que sí, porque tuvo una visión diferente del futbol, del éxito y de cómo era Nacho, realmente me cautivó como entrenador, y seguí sus pasos, claro yo con mi forma de ser, con mi forma de hablar, pero con una idea clara de cómo era el asunto”.




Fuente de la Nota

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*