Zidane está mosca

El proyecto que se divisaba allá por el pasado mes de marzo cuando Zidane volvió a coger los mandos de la nave blanca dista mucho del que ahora tiene entre las manos y eso, molesta al francés.



Zizou contaba con dar salida a varios jugadores como así ha hecho con Ceballos, Llorente o Reguilón y firmar peticiones expresas como Mendy o Hazard pero en esa lista de tareas por hacer también figuraban otros nombres, incluso de mayor peso, cuya situación a menos de 20 días para el cierre del mercado sigue sin cambios a la vista.

El francés volvió con la condición de tener plenos poderes en cuanto a las salidas y las llegadas y, pese a que se ha encargado de dejar claras sus preferencias por activa y por pasiva, el club no termina de hacérselas realidad. Ocurre con Bale al que por más que le enseñan la puerta de salida no termina por abandonar el barco al igual que Mariano o James a los que incluso se les ha dado un dorsal para comenzar la temporada que empieza este mismo sábado frente al Celta.

De momento -dice el francés- todos son jugadores de su plantilla y , hasta el 31 de agosto todo puede pasar pero lo cierto es que esa inmovilidad en los despachos empieza a desquiciar al entrenador que llegó con una idea de proyecto clara y está viendo como pasan los días y no termina por culminarse. Caso a parte resulta el frustrado fichaje de Pogba. El francés quiere al jugador del United a toda costa y el hecho de que haya cerrado el mercado inglés y no haya terminado de llegar a Madrid le trastoca y mucho los planes.

Hasta el 2 de septiembre todavía tiene tiempo de inscribir nuevos jugadores pero las esperanzas no son demasiado halagüeñas y Zidane empieza a replantearse la posibilidad de que, con los mimbres que tiene actualmente, tendrá que afrontar una temporada en la que, después de la pasada, tiene prohibido fallar



Fuente de la Nota

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*